miércoles, 25 de octubre de 2017

El placer de ser mamá


Qué podría ser más hermoso que escuchar la voz angelical de tu bebé al gritar tu nombre porque te necesita a su lado. Ese llamado es inigualable, es pura dulzura para tus oídos y una inyección de amor para el corazón.



Con la llegada de un pequeño a casa se adquiere un manifiesto que ni el mismo Spiderman tomó tan en serio: hay una gran responsabilidad. Y eso va muy encaminado con las reglas de la vida y, porqué no, con los dictámenes de la sociedad. Ahí es cuando aplica la famosa frase de “querías tener hija[o], ¿no?”



Cuidar y proveer a los hijos no es una labor difícil, quien lo diga quizá debería de sentarse a pensar un poco si realmente lo quería en este mundo. Desde la perspectiva del Indie Emergente es una tarea divertida que requiere de toda la energía más un plus, que generalmente sirve para reacomodar la casa al final del día.



La integración del papá en los cuidados, que antes eran sólo maternos, son más palpables, sin embargo, por naturaleza, hay situaciones que solo las mamitas pueden ejecutar como es amamantar. Entre eso y otras actividades, parece -y es casi un hecho- que ellas son las que se llevan la parte más pesada.



La artista francesa Nathalie Jomard también es mamá de un pequeño, que como todos en la etapa de maduración, es un torbellino dentro y fuera de casa. Con sus experiencias, decidió utilizar sus dones para crear una serie de ilustraciones que representan la extraordinaria y placentera vida de ser la que trajo al mundo un ser más.



Es posible, o casi lo podemos asegurar, que muchas madrecitas que lean y vean este post se van a sentir identificadas con estos dibujos. Las expresiones, el lenguaje corporal y el rictus de ser la progenitora de tan sutil angelito les va a arrancar una sonrisa o probablemente a un viaje en el tiempo donde el dolor  y la vergüenza eran [son] el pan nuestro de cada día.



Si quieren ver más trabajos de Jomard, den click en su apellido.


lunes, 25 de septiembre de 2017

La solidaridad de los mexicanos


Cuando dos o más personas se unen y colaboran mutuamente para conseguir un fin común, se habla de solidaridad.


Compartir con otros tanto lo material como lo sentimental, es ofrecer ayuda a los demás y una colaboración mutua entre las personas. La ayuda es incondicional, se ofrece sin distinciones de género, nacionalidad, cultura, lengua, nada, todos somos uno y el único objetivo es el bienestar y la tranquilidad de todos, sobre todo de los más vulnerables.


Una mano hermana que esté presente y dispuesta a estrecharla con otra que lo necesita. Abrazar a nuestros similares y compartir, no descansar hasta obtener resultados.


La solidaridad es sinónimo de apoyo, respaldo, ayuda, protección, que cuando persigue una causa justa cambia el mundo, lo hace mejor, más habitable y más digno.


La solidaridad es un valor por excelencia que se caracteriza por la colaboración mutua que existe entre los individuos, lo que sin duda permite lograr la superación de los más terribles desastres.


Los mexicanos sabemos lo que es la hermandad y la solidaridad, nos adherimos, somos capaces de trabajar hombro con hombro con quienes ya no son desconocidos. Nos hemos demostrado que somos capaces de unirnos, organizarnos y trabajar en equipo.




Esa solidaridad que caracteriza a los mexicanos nos ha permitido resistir las adversidades. Las personas solidarias no han dudado en colaborar y apoyar a quienes se encuentran en situaciones desfavorecidas.


El sismo del pasado 19 de septiembre que no sólo cimbró la tierra también millones de corazones, que nos inquieta, angustia, pero que también nos mueve para actuar y ayudar. Miles de personas salieron a las calles y continúan en ellas, en las zonas de desastre, ayudando si parar.


Hoy les compartimos una serie de ilustraciones que han dado la vuelta por las redes sociales sobre la solidaridad de los mexicanos. Ya nos hemos levantado sigamos unidos para volver a salir adelante. #FuerzaMéxico.



martes, 12 de septiembre de 2017

Admirables superhéroes


Esa fuerza, casi irresistible, que nos hace sentir una consideración especial hacia alguien a quien a veces ni siquiera conocemos. Al admirar a alguien sentimos una mezcla de atracción y devoción. La admiración nos lleva a la perplejidad, al reconocimiento de las cualidades a las que podemos aspirar e incluso magnificar.


Hay personas que son inspiradoras, que sus acciones, comportamientos, habilidades y todas sus cualidades son dignas de ser reconocidas e imitadas.


Un escritor, científico, músico, pintor, maestro, doctor, personas con diversas actividades son admiradas por otras personas que valoran quiénes son y lo que hacen.


A lo largo de nuestra vida nos vamos encontrando con personas que nos motivan y que miramos con asombro por lo que son capaces de hacer. Quizá a los primeros que admiramos son a nuestros padres, pues siempre están cerca de nosotros y mucho o todo lo que aprendemos desde niños es gracias a ellos.


Ser la admiración de alguien conlleva una gran responsabilidad pues todos los actos deben ir encaminados hacia algo positivo porque alguien más seguirá los pasos. Los hijos dependen de los padres y siempre buscan su protección y los ven como héroes, pero lo que ellos no saben o tal vez sí y lo ocultan muy bien, es que los verdaderos héroes y los que demuestran valor y comparten mucho aprendizaje son ellos.


De los niños aprendemos el valor por las cosas que parecen insignificantes, del valor del tiempo para hacer lo que más nos gusta, de pasar tiempo con quienes amamos. Muchas veces los adultos vivimos aquejados en cambio los niños prefieren aprovechar hasta el último momento, disfrutar la vida.


¿Han visto cuando un pequeño se resfría? Siempre tratan de seguir con el mismo ánimo, siguen jugando, corriendo, gritando, nos demuestran que no podemos gastar el tiempo en lamentarnos, al contrario hay que darle para adelante y eso nos ayudará a aliviar los males.


El artista digital y fotógrafo Josh Rossi para el cumpleaños de su hija, decidió caracterizarla como la Mujer Maravilla y de regalo le hizo una súper sesión fotográfica. Este detalle lo compartió en las redes y se hizo viral, al grado que otros padres lo contactaron para repetir esa experiencia con sus hijos con la variante de que muchos de los niños atravesaban situaciones complicadas de salud a causa del cáncer o alguna discapacidad.


Rossi se puso en contacto con los padres y luego de conocer a los pequeños y sus historias, junto con su esposa, trabajaron arduamente para hacerle a cada uno un traje personalizado, basado en un superhéroe con el que se identificara su propia historia.


Es así como crea Kid Super Heroes, pequeños grandes superhéroes de la vida.

jueves, 7 de septiembre de 2017

¿A qué te pareces hoy?


Hay culturas y sociedades que son más pachangueras que otras, más socarronas, que prefieren tomar los buenos y malos momentos de una manera más agradable, utilizando el humor inocente o de plano el humor negro. El sarcasmo es una de las herramientas más utilizadas.





Los memes no son lo mismo en México que en Estados Unidos. El humor es completamente diferente. México aprendió a lo largo de su historia de conquistado a levantarse y tomar las situaciones de diferente forma en lugar de tirarse al drama.




A diario ocurren acciones chuscas que nos arrancan una sonrisa o una carcajada. En los trayectos a la escuela, la oficina o la casa se pueden observar grandes cantidades de personas que deambulan por las calles, cada una con su personalidad que se proyecta en su forma de caminar y vestir.





Este último elemento, la ropa, puede ser un gran aliada para atraer a las masas, pero también puede ser nuestro gran enemigo, ese que vive con nosotros en un clóset y que espera salir a la calle para mostrarse en todo su esplendor. El enemigo está en casa, y más si no ocupamos sus cualidades para volverlo nuestro aliado.





Seguro les ha pasado que deciden usar ciertas prendas y cuando ya están instalados en el exterior de su casa resulta que alguien llega y te dice que la ropa está muy holgada, que si “el muertito estaba más grande que tú” o las mujeres fanáticas de los leggins de colores que sin problema pueden pasar por la Mujer Maravilla.





Hay otra vertiente: la que te mimetiza con el contexto. Traer un vestido que parece la alfombra de tu abuelita, un chaleco naranja similar a los que ocupan las personas de intendencia o un suéter verde del mismo tono de Shrek.




Estas y más circunstancias están recopiladas en una colección que hace el sitio Reddit donde podemos reírnos de aquellas personas que involuntariamente nos hacen el día con la vestimenta que traen.