martes, 30 de abril de 2013

Ahí viene la plaga, le gusta bailar…


El baile, una manifestación artística, movimientos corporales que usualmente se hacen acompañar por música, uno de los ejercicios físicos más completos, una de las expresiones que le permiten al cuerpo expresarse libremente con ritmo o sin él, lo importante es sentirse cómodo, divertirse, tener un poco de entretenimiento y, por qué no, un poco de ejercitación.





Algunos lo practican de manera profesional, algunos otros sólo en algún evento social y otros más, de vez en cuando, les gusta aventarse unos pasitos sólo dejándose llevar por un momento de euforia.



Un tiempo, que no un instante, de inexplicable frenesí llevó a Frau Troffea, una mujer originaria de Estrasburgo, a bailar fervorosamente entre ¡cuatro y seis días! de manera incontrolable en una estrecha calle de la cuidad francesa. A la semana Frau contagió a entre 30 y 40 personas que se sumaron a la danza, y al mes ya eran más de cuatrocientas quienes la acompañaban.




La conocida plaga de baile ocurrida en julio de 1518 llevó a los cientos de danzantes a la muerte a consecuencia de infartos, derrames y agotamiento. El motivo por el que las personas comenzaran a bailar de forma compulsiva, hasta llevarlas a la muerte, nunca fue esclarecido.



A manera de homenaje a esta “dancemanía” la diseñadora e ilustradora brasileña Niege Borges Alves creó la serie de ilustraciones Dancing Plague of 1518. Carteles en los que muestra paso a paso las coreografías que han tenido lugar en series de televisión y películas.




Así como un manual de instrucciones, Niege Borges piensa que: "Tal vez sea la variedad de movimientos, la sincronía y cómo el proceso se convierte en un modo de libre expresión. Me gusta dibujar cada paso, congelar las escenas de baile".



La ilustradora se inspira en la infografía y el talento de los diseñadores cuando "usan un determinado tipo de lenguaje para transmitir información de una manera amena"; otra fuente de inspiración la encuentra en viejas revistas en las que enseñaban pasos de baile con fotos que había que imitar paso a paso.



Escenas de baile incluidas en películas o series son las principales musas de Borges. Simpáticos o ridículos pasos como los de Napoleon Dynamite o una divertida coreografía entre los hermanos Geller, Monica y Ross del exitoso programa de Friends, el chapoteo tap de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia, o el divertido y atrevido baile de la Pequeña Miss Sunshine son algunas de las danzas que la diseñadora plasma en su trabajo.



Risibles, adorables, cómicos, pero memorables son los pasos de míticos bailes del cine y la televisión que podemos apreciar en los pósters que honran aquella histeria colectiva de 1518. Probablemente muchos nos hagan reír y también nos contagien las ganas de bailar.



No se queden con las ganas y sigan paso a pasito los movimientos dancísticos que han caracterizado a varias obras del celuloide y de la pantalla chica.


lunes, 29 de abril de 2013

Sensualidad ilustrada




Las personas tenemos gustos por el arte en todas sus expresiones. Es un hecho que existe una inclinación hacia una disciplina, a veces por varias, en la cual nos volvemos expertos, ya sea en la ejecución o en la apreciación o en la crítica o en las tres anteriores.


Como observadores, existen obras que nos atraen tanto, que provocan una identificación mayúscula. La empatía entre el arte y el ser humano se vuelve palpable, de ahí puede surgir la necesidad de aprender las técnicas para crear algo. No debemos perder de vista que la sensibilidad y la imaginación son requisitos indispensables para convertirse en un experto.



Estas obras que se quedan grabadas en nuestra memoria producen tal efecto, que nos gustaría que cobraran vida y se instalaran en nuestra realidad para poder interactuar con ellas, conocer cómo es su mundo, qué piensan del nuestro y cómo sería posible conjuntar la imaginación con la realidad.


En 1988 se estrenó ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, una de las películas más caras de su tiempo por las técnicas fílmicas y las animaciones utilizadas, centrada en la interacción de personas reales con dibujos animados.


Los directores Robert Zemeckis y Richard Williams llevaron a la realidad el guión basado en los libros de Gary K. Wolf que describe un mundo donde no hay barreras entre lo real y lo intangible de la imaginación. Quién no recuerda a la despampanante Jessica Rabbit que gustaba de explotar su sensualidad para obtener beneficios propios. A pesar de su apariencia de mujer fatal, ella siempre se defendería diciendo que “no soy mala, solamente me dibujaron así”.



Otra persona que decidió que sus creaciones interactuaran con la vida real es el diseñador gráfico e ilustrador turco Mustafa Soydan. Uno de los artistas contemporáneos más exitosos del mundo, sus trabajos han sido reconocidos en diferentes círculos por la calidad de sus creaciones.


Su creatividad lo ha llevado a realizar una serie de ilustraciones de mujeres jóvenes que tienen una carga fuerte de sensualidad y erotismo acompañadas de un globo con una frase sugerente o controversial. Lo que Soydan hace es tener un fondo real de un lugar común, como puede ser una recámara, un jardín, la calle, para después montar el dibujo que se hace presente como si en realidad estuviera ahí.


Mustafa se ha hecho de fama por no encasillarse con sólo una técnica. Ha decidido adentrarse en la mezcla de diferentes herramientas como la acuarela, el lápiz y el aerógrafo para combinarlo con el mundo digital. Los collages le han otorgado un lugar en la cima de los diseñadores más solicitados.



Es probable que algunas de sus creaciones se las hayan encontrado alguna vez, pues ha trabajado para Vogue, Givenchy, Marie Claire, Bazaar, Vespa y Barbie, entre muchas marcas más.


Mustafa Soydan define su trabajo de la siguiente forma: “El tema en mis obras es totalmente complicado. Cambia con mi estado de ánimo, ya que contiene mi pasado, mis mejores deseos para el futuro, fotos del momento, y los placeres cotidianos. Mi pasión es poner mi amor por vivir en mi trabajo y dejar huella en esta vida."

sábado, 27 de abril de 2013

VJ Emergente [23]




!!! [Chk Chk Chk] "Yadnus" del disco Myth Takes del 2007




Born Ruffians "Needle" del disco Birthmarks del 2013




British India "Summer Forgive Me" del disco Controller del 2013




Brothers in Law "[Shadow II] Leave Me" del disco Hard Times for Dreamers del 2013




Duologue "Zeros" del disco Song & Dance del 2013

viernes, 26 de abril de 2013

Los sándwiches se instalan en el arte




Si hay algo con lo que batallan los papás es que sus hijos desayunen antes de ir  a la escuela o salgan de la casa, inclusive, con los que ya son adultos, siguen preguntando si ya comieron algo.




Se dice que el desayuno es la comida más importante de la alimentación diaria porque provee de la energía que gastaremos durante la jornada del día. De ahí radica la preocupación de los progenitores y la famosa frase de “vete con algo en el estómago”.




En caso de que no se pueda desayunar, hay un alimento que forma parte de la dieta rigurosa: el sándwich. Ese par de rebanadas de pan de caja que llevan en su interior, por lo regular, el jamón, el queso y la mayonesa. También los hay de atún y de pollo, quizá otros hayan innovado y ya existan con otros ingredientes.




Para bien o para mal, llevar un sándwich en el lunch cumple con la parte del desayuno, y por ser de tamaño práctico, se puede comer en cualquier lugar y relativamente rápido. En ese momento, por fin se tiene algo en el estómago.




Pocos son los padres de familia que no han sufrido en este tema y de una u otra forma consiguen solucionar el problema. Pero, ¿qué sucede cuando el papá es un diseñador gráfico y desea que sus hijos se coman el sándwich a como dé lugar? Se crea arte. ¿La respuesta es distinta a lo que esperaban?




Resulta que el diseñador David Laferriere tiene dos hijos que están en las mismas circunstancias descritas arriba. ¿Qué fue lo que hizo para que aceptaran llevarse el lunch? Dibujar las bolsas donde coloca el sándwich, haciendo contraste con el fondo beige del trigo del pan.




Con esta innovación logro que sus hijos disfrutaran de su comida al pasar un rato agradable con los dibujos de su padre. Laferriere lleva haciendo esto desde hace cinco años, día a día, antes de que salgan a la escuela.




Sus herramientas son un marcador, la bolsa de plástico y su imaginación para crear la serie que ha sido bautizada como Sandwich Art. La colección comprende monstruos, gusanos y robots como personajes preferidos, pero también se pueden encontrar otro tipo de dibujos. Hasta el momento tiene más de 1,100 diseños bastante creativos.




David Laferriere tiene su cuenta en Flickr donde se pueden checar las fotografías que toma de cada uno de sus trabajos. Su éxito es tan grande que ya recibió más de un millón de visitas. El 19 de abril obtuvo el Flickr Moment y Yahoo le hizo un video para valorar su calidad creativa.