martes, 31 de diciembre de 2013

¿El mejor papá del mundo?



¿Cuántos de ustedes son padres? ¿Consideran que el instinto paternal se desarrolla de la misma manera que el maternal? Nosotros creemos que sí, que no es cuestión de género sino de la convivencia que cada uno experimente con sus hijos, pues ambos tienen las mismas capacidades para hacerse responsables y atender las necesidades de los pequeños del hogar.





La llegada de un hijo despierta sentimientos desconocidos, y seguramente, el hombre, como la mujer, está preparado para asumir un rol importante en la crianza de sus retoños.





Como buenos padres, cuando llega el nuevo integrante de la familia, no quieren perder ni un sólo detalle de las etapas de crecimiento y aprendizaje de sus hijos, por lo que comienzan a tomar cientos de fotografías o graban video para captar cada movimiento, sonrisa, paso, gesto, llantos del pequeño, con la finalidad de conservar un lindo recuerdo. Probablemente, la mayoría tiene las clásicas fotos del primer baño del bebé, las caritas que consiste en provocar en la criatura diversos gestos: serio, enojado, feliz; disfrazado de algún animalito, cuando comenzó a caminar, en fin… las instantáneas que no pueden faltar.





En Estados Unidos vive un orgulloso padre que se ha autoproclamado “El mejor papá del mundo”, aunque habría que preguntarle a su primogénita si está de acuerdo con ese título.





Dave Engledow es un fotógrafo que desde el nacimiento de Alice Bee supo que quería documentar su vida con algo de humor negro e inspiración, con el objetivo de armar una colección de fotos que ella atesorará cuando sea un adulto.





Los momentos capturados por Dave no son nada habituales, pues más bien pone a su pequeña Alice en serios apuros, en situaciones bastante precarias en las que ella sale perdiendo y en las que es sometida a peligros constantes, donde dudamos de sus capacidades como padre y de si tiene desarrollado el instinto paternal o ¿será porque es primerizo?





Dave inició este proyecto sólo para retratar a Alice de manera original y compartir las imágenes con familiares y amigos, pero llegaron a ser vistas por más personas teniendo un gran éxito, que lo motivaron a continuar con esta serie titulada World' Best Father, y fotografiar de manera creativa más instantes de la convivencia entre padre e hija.




Un papá distraído, descuidado, absorto en sí mismo, haciendo maldades a su hija, una verdadera parodia al padre que, en realidad, Dave Engledow, espera nunca ser.




Retratos llenos de creatividad logrados con la ayuda de su esposa y del Photoshop. Aquí les compartimos un video de cómo realiza este trabajo fotográfico Dave Engledow y su musa Alice Bee.


Si quieren saber más de este proyecto y ver más fotografías den click en: worlds-best-father

lunes, 30 de diciembre de 2013

Las apariencias engañan, los rayos X no


Al igual que Leon-O, líder de los Thundercats y poseedor de la Espada del Augurio, el fotógrafo inglés Nick Veasey también quería ver más allá de lo evidente y lo consiguió, sólo que no lo hizo a través del  Ojo de Thundera, sino mediante máquinas de rayos X.



En un inicio el trabajo de Veasey consistía en fotografía convencional hasta que un estudio de televisión le pidió fotografiar una lata de refresco utilizando rayos X. La misión la terminó en menos tiempo del que había contemplado, por lo que decidió aprovechar el equipo que había rentado e hizo unas cuantas tomas a sus zapatos. El resultado le fascinó y fue el inicio de una carrera que lo ha llevado a ser reconocido, además de ganar varios premios.



Lo que para millones de personas que se disponen a viajar en avión puede representar algo  molesto, pues el atravesar por los detectores de los aeropuertos lo consideran una intromisión a la privacidad, para los agentes de seguridad, que ven todo lo que contienen las maletas que pasean por la banda de inspección y gracias a la tecnología de la radiación electromagnética, es un desfile constante de posibles amenazas, pero para Veasey la radiación de los rayos X es su principal herramienta de trabajo y le da una connotación completamente distinta. Considera que captar más allá de la simple apariencia le da otro valor a las cosas y se desvela una belleza interior o una vacuidad absoluta que rara vez observamos.





Para llevar a cabo su obra, Veasey cuenta con varias máquinas de rayos X industriales, 200 veces más potentes que las de los hospitales, las cuales aloja en unas instalaciones especialmente diseñadas para guardar la radiación, construidas de gruesas paredes de hormigón forradas de plomo.




El fotógrafo está consciente del peligro de la radiación, es por eso que trabaja con expertos para minimizar el riesgo, y tanto él como las máquinas se someten a revisiones constantes.




Los esqueletos humanos que se aprecian en las fotografías no son de seres vivos. Veasey utiliza esqueletos en trajes de goma, de los que usan para su formación médica los radiólogos, y cadáveres  donados. Con éstos sólo tiene 8 horas para trabajar antes de que llegue el rigor mortis y ya no puedan ser manipulados.




Veasey coloca en el piso principal o contra las paredes de plomo de su estudio, el objetivo a disparar, si éste es de menor tamaño, si se trata de objetos de mayores dimensiones tiene que realizar varios tiros y por partes, además de que el tiempo de exposición y el grado de radiación es distinto.



Veasey ha retratado más de 4 mil objetos en los últimos 10 años, desde un oso de peluche hasta la más grande radiofotografía, registrada en la historia, de un Boeing 777, que está integrada por 500 radiografías y le tomó un año terminarla.




Una vez que obtiene las placas, éstas son escaneadas y editadas en Photoshop para darles mayor calidad.



Lo que el ojo humano es incapaz de ver, Veasey lo revela para darlo a conocer y demostrarnos que lo que importa es el interior y no las apariencias.





Nick Veasey considera que "una radiografía es una interpretación honesta de cómo se hacen las cosas. Esto muestra a las cosas por lo que son, y lo bien que están hechas o no".

Aquí el video de cómo realiza su trabajo: