Mostrando entradas con la etiqueta Amistad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Amistad. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de febrero de 2016

El regalo


El amor propio y la autoestima son importantes para que cualquier persona tenga una vida satisfactoria. Parte del autoconocimiento es saber identificar cuáles son nuestras cualidades y fortalezas, pero también nuestros defectos y debilidades.


Otros elementos importantes en el desarrollo del ser humano son la confianza, el respeto, el valor, la satisfacción y reconocerse como alguien especial.


Parte del proceso de crecimiento y aprendizaje del ser humano es saber enfrentar situaciones complicadas. Malas rachas en el trabajo, la escuela, con la familia, o tener el valor para afrontar una enfermedad.


Cuando atravesamos por un mal momento como el padecimiento de una enfermedad o alguna discapacidad regularmente pensamos, por qué a mí, como si fuéramos los únicos a los que les pasa y nos lamentamos y preocupamos en lugar de ocuparnos.


Hay personas que prefieren aislarse y refugiarse en una actividad o pasatiempo para evitar hablar de lo que sienten. Algo similar le sucede al protagonista de The Present, un cortometraje en animación en el que un niño opta por distraerse con videojuegos.


The Present creado por el Instituto de Animación de la Academia de Cine de Baden-Württemberg y dirigido por Jacob Frey, retrata una conmovedora historia basada en el cómic “Perfeição”, del ilustrador brasileño Fábio Coala. Este trabajo audiovisual nos muestra la importancia de las cosas sencillas, del amor propio, la autoestima y la aceptación.


El corto alemán ha sido presentado en más de 180 festivales de cine alrededor del mundo y ha obtenido más de 50 laureles.


Conozcan más trabajos Jacob Frey dando click en el nombre.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Una mirada a la felicidad


Las fotografías nos ayudan a recordar y a ir reconstruyendo, imagen tras imagen, cada instante memorable. Esas escenas que queremos seguir recordando por siempre, y aunque son especiales y muchas se quedan guardadas en la memoria, queremos compartirlas con seres queridos durante generaciones, y para no perder detalle le confiamos al lente de una cámara fotográfica aquellos pormenores para que queden documentados.
Momentos como el nacimiento de los hijos, y todo su crecimiento y aprendizaje; las graduaciones, los cumpleaños, los viajes, bodas, aniversarios, y cada momento que nos hizo felices, o que nos llenó de orgullo y satisfacción, son los que a casi todas las personas nos gusta conservar.

Aunque dos o más personas hayan vivido la misma situación, no la recordarán de la misma manera, pues cada una tendrá su propia perspectiva, la mirada es distinta. No todos vemos las cosas igual, por eso es que cada quien conservará en su mente detalles diferentes.

Uno de los eventos significativos en la vida de los seres humanos es la etapa del enamoramiento cuando culmina en la unión, o mejor dicho, cuando inicia la otra fase de la relación, el matrimonio.

La boda, esa ceremonia civil o religiosa o ambas, incluso una reunión en la que los involucrados hacen participes a sus familiares y amigos de la felicidad que los embarga y comparten una nueva etapa de sus vidas como pareja, siempre es motivo de documentarse.

Uno de los puntos importantes en la lista de la organización de la boda es la fotografía y el video. No es suficiente con todas las fotos que los invitados toman, siempre es contratado un fotógrafo profesional para que logre instantáneas más producidas y creativas.

Otra visión que no esté involucrada con los protagonistas es interesante, pues rescata y resalta detalles que tal vez para los demás pasan desapercibidos. Tal es el caso del fotógrafo inglés Peter Adams-Shawn, quien captura conmovedores momentos a través de la mirada de los novios y sus seres queridos.

Peter Adams no hace retratos convencionales de una boda, prefiere captar lo que los demás observan y logra transmitirnos la emoción, el amor, la nostalgia de los testigos presenciales en un momento tan importante para dos personas.

Todas las imágenes del enlace matrimonial son primeros planos tomados de manera individual el día del evento, algunas, horas antes de la ceremonia y otras durante. Para la mayoría de las tomas, Adams, obtuvo la ayuda de los invitados, pero para el momento crucial de la ceremonia, la colaboración  de un niño de 2 años, sin que él lo supiera, fue importante. Ninguna fotografía ha sido retocada con un programa de edición, todas han sido compiladas en el video Eyescapes, el cual está disponible en Youtube.

 
Conozcan más del trabajo de Peter Adams-Shawn dando click en el nombre.

lunes, 29 de junio de 2015

Mejores amigos


Una de las relaciones interpersonales más lindas y reales es la amistad. Elegir a la persona con la que queremos compartir aventuras, travesuras, tristezas, alegrías no es cosa sencilla pero cuando encontramos a alguien que nos comprende, valora y con la que se tiene afinidad se logra tener una entrañable amistad.


Ese sentimiento convenido con otra persona con la que se busca lealtad, confianza, consuelo, respeto, amor se experimenta en distintas etapas de la vida del ser humano y también en diferentes niveles de importancia.


También habrá malas experiencias cuando se confía demasiado en alguien creyendo que es una amistad verdadera en la que no hay secretos, una relación en la que se apostó todo por la similitud de intereses. Quizá alguno de los involucrados falló, pero aún así queda un aprendizaje y una valiosa experiencia.


Los amigos proveen momentos divertidos, emocionantes, interesantes, dan consejos, se involucran en los problemas del otro y también le afectan, brindan apoyo para resolver conflictos, no juzgan, nos dicen verdades aunque duelan, nos quieren tal como somos, sin prejuicios y están dispuestos en cualquier momento, no importa la distancia ni el tiempo para estar cerca.


No sólo entre los humanos se da este tipo de relación. Se ha demostrado que la amistad de una persona con un perro es todavía más real y natural, pues es un afecto sin condiciones y hemos visto como los caninos dan la vida por el hombre, cosa que en ocasiones no ocurre al revés. Pero aquellos que tienen un amigo fiel de cuatro patas han experimentado un amor real, sano y han pasado momentos divertidos. Han jugado, paseado, seguro se han angustiado cuando algo les sucede y han sentido la tristeza de acompañarlo y perderlo en su último aliento.


Si la amistad entre el hombre y el perro es única, imagínense entre dos canes. En Inglaterra un par de perros callejeros se han convertido en los mejores amigos y nos dan una lección de una verdadera, entrañable y fraternal relación.


Buzz es un Staffordshire Bull Terrier y Glenn es un Jack Russell Terrier que es invidente, ambos  fueron encontrados en un túnel en Hartlepool, Reino Unido y fueron adoptados por la organización Stay Aid, la cual se encarga del cuidado de los perros.


Así como los perros protegen a personas invidentes, Buzz ha sido de gran ayuda como guía para que Glenn no se pierda de un paseo, de los juegos y de probar los alimentos.


Los miembros de la organización calculan que ambos canes tienen alrededor de 10 años de edad, y comentan que de todos los perros del refugio son los que más llaman la atención.


Stay Aid utiliza el hashtag #BuzzandGlenn para publicar noticias sobre las aventuras de este par de inseparables amigos. Y si, nos lo pueden separar pues si alguien quisiera adoptar tiene que llevarse a los dos. También se ha creado la cuenta GoFundMe para recaudar fondos y poder seguir ayudándolos.

martes, 26 de mayo de 2015

Apenas diferentes


El deseo de tener hijos es algo natural entre dos personas. Aunque en tiempos modernos es evidente que las parejas retrasan la etapa de reproducción debido a que ambos buscan tener las condiciones idóneas y una estabilidad emocional y económica para hacerse responsables de un nuevo integrante de la familia. Además de que un mayor porcentaje de mujeres buscan ser más independientes y desarrollarse profesionalmente.



Amigos cercanos comentan que en realidad nunca se está preparado ni existen las condiciones ideales para tener un retoño, que el momento adecuado es sencillamente cuando dos personas están seguras de que desean tener un pequeño o pequeña a su lado y comprometerse a cuidarle. Lo demás sale porque sale.



Aunque exista el deseo de formar una familia no siempre es sencillo conseguir un embarazo. Algunas parejas logran concebir al primer intento, mientras que otras pueden pasar meses o años intentándolo hasta el grado de someterse a exhaustivos tratamientos.



Otra opción es adoptar, habrá quienes no consideran esta alternativa porque quieren hijos directos, pero hay personas que piensan que es una buena idea que al final beneficia a ambas partes, pues se logra el objetivo de ser padres, y no sólo por el simple deseo de cubrir esa necesidad sino porque tienen el amor suficiente y el compromiso de velar por un pequeño ser. Y por otra parte, protegerán y proveerán de cariño y bienestar a un niño o niña que ha vivido en condiciones difíciles, que fueron abandonados o que perdieron a sus padres biológicos.



La adopción es una medida de protección que conlleva en proporcionar unos padres a los niños que carecen de ellos.  Adoptar no debe responder a pretensiones egoístas de las personas que se sienten solas, de que crean que un hijo solucionará sus conflictos de pareja, que sanará el sufrimiento de haber perdido a uno o que llenará el vacío de no poder tenerlos. Bien dicen que adoptar es un acto de amor y también de mucha responsabilidad.



No sólo las parejas que no pueden tener hijos acuden a la adopción. Hay personas que también lo hacen aún pudiendo tener hijos biológicos, lo que refuerza que es una acción llena de amor. Tal como lo hizo la fotógrafa estadounidense Anna Larson, madre de tres hijos, dos biológicos y una pequeña de origen etíope que adoptó.



Larson capturó el amor sin límites, sin condiciones ni prejuicios que se tienen sus hijas Semenesh y Haven en la serie fotográfica Barely Different [Apenas diferentes]. Dos pequeñas grandes hermanas, amigas, cómplices que demuestran que no importa el origen, el color, las condiciones al final todos somos iguales, no hay distinciones, no tiene porque haberlas.



Después de que Larson hiciera un voluntariado en Haití donde se encariñó con una niña que estuvo a su cuidado y que lamentablemente falleció, en ese momento supo que debía considerar la opción de adoptar para brindarle una familia y una vida mejor a un pequeño.



Anna planea seguir fotografiando a sus hijas tal y como son y con el objetivo de que la serie crezca de manera orgánica junto con ellas. “Es increíble que sean dos personas que crecieron en lados opuestos del planeta y que existan tantas similitudes entre ellas, no es el color de la piel lo que nos hace diferentes, es la falta de unión que procuramos entre nosotros”.



Bellos retratos en blanco y negro sorprenden por su calidad visual y su composición, pero sobre todo por la lección que nos dan dos pequeñitas unidas por el amor y la amistad.



Para conocer más de la obra fotográfica de Anna Larson sólo necesitan dar click sobre el nombre.