Mostrando entradas con la etiqueta Animales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Animales. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de mayo de 2017

La preservación surrealista


El reino animal es majestuoso. Las especies conocidas nos deslumbran con su belleza inigualable. Las diferencias son notables: físico, estructura, capacidad de razonamiento, incluso, de domesticación.



Por tierra, por aire y por mar estamos plagados de centenares de animales. Sus características les permiten desarrollarse en su hábitat. Si por alguna razón son sacados [por lo regular a la fuerza] pocas veces sobreviven, a menos que se encuentren en cautiverio.



Gracias a los libros, monografías, el internet y los zoológicos conocemos la diversidad de la fauna, pero sólo son un puñado de lo que debe de existir en el planeta. Cada día se descubren nuevas especies en las profundidades de los océanos, anfibios que son ajenos a nuestra realidad, porque la humanidad aún no es capaz de descubrirlos.



Julio Verne, en su libro de Viaje al Centro de la Tierra, descubre un mundo fantástico que podría estar muy emparentado con la realidad, pero aún no se llega hasta esos lugares remotos.



Esa misma excentricidad se vuelve en un elemento negativo para los animales. Son buscados por los cazadores para obtener un trofeo sin importar la vida, pero si el prestigio o la foto [que ahora se muestra en las redes sociales].



Los animales, además de lidiar con su vida salvaje, padecen la diversión del ser humano, la competitividad ¿deportiva? que erige al amo del arma como un dios de carne y hueso.



Cuando vemos ese sufrimiento, deseamos que estuvieran en otra situación, en otro contexto donde no estén en peligro.



Martin Wittfooth es un pintor que cambia los escenarios de diversos animales. Sus pinturas son surrealistas en la búsqueda de un sueño donde todo pueda suceder, donde todos logren sobrevivir a pesar de los ataques. Cada pintura revela lo inimaginable para que el espectador tenga la mente abierta a algo diferente.




Miren su galería completa dando click aquí.



miércoles, 19 de abril de 2017

Donde cabe uno caben dos


Constantemente escuchamos a personas que motivan a otras a adoptar un perro o un gato, las mascotas más comunes en los hogares. También conocemos a quienes adoran a los animales y los procuran como un miembro más de la familia.

La gente que tiene mascotas comenta lo felices que son y hacen hincapié en la gran alegría que le provocan a los niños. Recientemente vimos el rostro de una pequeña de un año que se emocionó al ver tantos perros en un parque y lo feliz que la hacía poder conocerlos y estar cerca de ellos. Es cierto, los animales llenan de alegría a otros seres.


Campañas sociales promueven la adopción sobre la compra, los animales son seres vivos que merecen y tienen derecho a un techo, a comida, a un hogar donde sean respetados y amados.


El fotógrafo Amol Jadhav y el director de arte Pranav Bhide crearon unos cuantos carteles para la World For All Animal Care And Adoptions en Mumbai, los cuales forman parte de una campaña para promover la adopción de mascotas, con el lema: “Siempre hay espacio para más. Adoptar”.

Jadhav y Bhide crearon una brillante interpretación de los espacios. Usando la fotografía para una buena causa, se valen de la ilusión óptica y juegan con la iluminación. Dos o tres personas componen el cuadro, se miran amorosamente y en medio de ellos, en ese espacio negativo que al final podemos traducirlo como un espacio positivo, por el mensaje que transmite, se forma la silueta de un bello animal.


Es así como esta campaña envía el mensaje de que siempre hay un hueco para alguien más, busca motivar a que las personas integren a un miembro más a su familia y sean más felices.

lunes, 3 de abril de 2017

La pose de la serpiente

Muchos animales nos provocan miedo, quizá es por el desconocimiento real de si actúan de forma agresiva sólo por atacar o es por defenderse ante una acción del ser humano.
 


 
Es un hecho que no conocemos la naturaleza de muchos animales. Es más, cuántas veces le tememos a los perros que están en las calles, y eso que sabemos que son el mejor amigo del hombre.
 


 
Entre esta fauna que existe en el mundo, las serpientes son de los reptiles a los que más tememos. Sabemos por documentales y películas que gustan de engullir todo lo que se les ponga enfrente.
 


 
Esas imágenes que circulan donde vemos el cuerpo de la víctima cómo es envuelto por la boca de la serpiente y el desarrollo de la entrada y recorrido por su largo cuerpo son postales que pocos deseamos presenciar.
 


 
Hay serpientes a las cuales se les practicó la extracción del veneno y que su exposición radica en la presentación ante el público o en exhibiciones de entretenimiento, como cuando te animas a que te la pongan alrededor del cuello.
 


 
Si padecen ofidiofobia [miedo a las serpientes] es mejor que se salten este post, porque lo que están viendo les provocará ansiedad y ganas de salir corriendo. Si no es así, pueden disfrutar de la colección Serpens del fotógrafo Guido Mocafico.
 


 
Al principio, su acercamiento a las serpientes, cobras y víboras no fue fácil, pues también les tenía cierto miedo, sin embargo, con el paso del tiempo fue superando la presencia rastrera y dio paso a maravillosas imágenes que nos muestran las líneas circulares y patrones de color de la piel de los réptiles.
 


 
La sesión para cada imagen tiene una duración aproximada de 45 minutos, tiempo que incluye la colocación del animal dentro de una caja de plástico transparente forrada con tela. El siguiente paso es pararse sobre la caja, retirar la parte superior y, por último, lanzar una ráfaga de fotos que le permitan elegir la mejor toma.
 


 
Para conocer más de Mocafico, sólo den click en su apellido.

jueves, 16 de marzo de 2017

Una mirada en contrapicada


Todos tenemos una vista parcial de las personas, por más que les demos la vuelta en 360º nos vemos la totalidad de su físico. ¿Cuál es ese lado que nos falta por ver?




Lo que no podemos mirar en la vista desde abajo, cómo están parados, ni aunque nos pisen tenemos esa visión de cómo están las plantas de sus pies, la suela de su calzado.




Una buena forma de saber cómo te ves desde abajo es estar parado sobre una superficie transparente que esté elevada y que nos permita estar debajo de ella. Este tipo de pisos es muy llamativo porque también nos da la oportunidad de observar sobre qué estamos parados.




Y si eso sucede con las personas, imaginen cómo se verían los mamíferos de cuatro patas. El fotógrafo lituano Andrius Burba toma este principio de la superficie de cristal para retratar a perros, gatos, caballos y conejos.




Underlook es una serie que nos muestra la perspectiva de contrapicada donde se ve a detalle esa mirada que está oculta a nuestros ojos. El largo de su cuerpo, el estómago, las huellas de sus patas.




Burba juega con nuestra visión, ya que parecería que los animales son capturados en pleno vuelo. Si les gustó la colección y quieren ver más de su trabajo, sólo den click en su apellido.