Mostrando entradas con la etiqueta Experimento social. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Experimento social. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de diciembre de 2016

Lo que los niños y las niñas quieren


Los que son papás, abuelos o tíos, o todos aquellos que tienen la oportunidad de convivir con niños y niñas, seguramente se han percatado que lo que los hace felices es lo más sencillo. No les importa qué tan grande o costoso sea un juguete, lo que les interesa es poder jugar, muchas veces prefieren el envoltorio que el contenido.


Como padres preocupados y consentidores colmamos a nuestros hijos de cariños y de todas las cosas que podamos ofrecerles. Siguiendo el sentimiento de que no deseamos que nuestros hijos pasen por las mismas necesidades o carencias que nosotros vivimos en nuestra niñez, complacemos todas sus peticiones, creyendo que eso los alimentará de amor y entenderán y agradecerán el esfuerzo que hacemos por ellos, e ingenuamente pensar que eso compensará nuestra ausencia en sus vidas.


Darles todo lo material, no significa que serán felices, que se sentirán apapachados, conforme pasen los años no nos extrañe que sólo nos busquen cuando necesiten algo y no precisamente un abrazo o una palabra amorosa o de aliento.
Para hacer felices a nuestros hijos sólo necesitamos pasar tiempo con ellos, jugar, estimular su creatividad, motivarlos, apoyarlos, decirles cuanto los amamos, hacerlos sentir seguros.


El video que les compartimos muestra lo que en realidad quieren las niñas y niños, si bien es cierto que hay juguetes y algunos regalos que desean, hay algo que desean aún más, y que está al alcance de cualquier papá.


Ikea hizo un experimento, en un taller de niños les piden que escriban una carta a los Reyes Magos una vez que terminan les piden hagan otra dirigida a sus papás. Esta última carta la leyeron los padres y descubrieron lo que realmente desean sus hijos.

miércoles, 20 de mayo de 2015

¿Están seguros tus hijos?


No hablar con extraños es una regla que los padres inculcan a sus hijos desde pequeños bajo la idea de que el peligro viene de personas desconocidas. Sabemos de muchos casos en los que los daños también provienen de gente de confianza y muy cercana a la familia e incluso los mismos familiares. Por eso es de vital importancia enseñarles a los niños a decir que no tanto a extraños como a conocidos cuando no se sientan cómodos en ciertas situaciones.

Hacerlos sentir seguros de que si dicen que no, nadie los regañará por hacerlo. Explicarles las reglas de seguridad no quiere decir que debamos asustarlos. Es importante confiar en ellos y escucharlos. No obligarlos a dar afecto cuando no les nace hacerlo con naturalidad.

Decirles más que la frase “no hables con desconocidos”, explicarles porqué y, por supuesto, estar cerca de ellos puede prevenir muchos riesgos.

El conocido youtuber Joey Salads, quien se ha hecho famoso por sus bromas en cámara escondida, aprovechó su popularidad para mostrar en el video Child Abduction la facilidad con la que un niño puede ser secuestrado. ¿Qué necesitó Joey para convencer a un pequeño de que le diera la mano y se fuera con él? Sólo un tierno cachorro, un par de preguntas y  veinte segundos fueron suficientes para que frente a los ojos de sus padres los pequeños decidieran irse con un desconocido.

Este experimento social prueba lo vulnerables que son los niños, lo fácil que un adulto con malas intenciones y con artimañas convence a un pequeño de irse con él, y lo mucho que los padres deben explicarle a sus hijos los peligros de hacerle caso a alguien que no conocen y aún más irse con él. Además de lo alerta que deben estar los progenitores siempre cuidando la seguridad y bienestar de sus pequeños.