Mostrando entradas con la etiqueta Graffiti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Graffiti. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de mayo de 2014

Medianeras ilustradas


Las medianeras, esas paredes que separan dos propiedades cerradas de diferentes propietarios. Aquellos muros que quedan al descubierto, generalmente porque de su lado no se levantó otra construcción, o sí, pero no de la misma altura, o porque la edificación colindante fue demolida. El caso es que esos espacios son olvidados, son muros que quedan a la vista, desprotegidos y algunos evidencian las grietas y daños que han sufrido, por causas naturales, por el simple paso de los años.




La mayoría de las medianeras son paredes vacías, sucias, feas. Tal vez son olvidadas porque lo que importa es que el inmueble tenga un buen aspecto en la fachada, como cuidar la apariencia sin poner atención a lo que hay detrás o a los lados. En el mejor de los casos los habitantes del domicilio o la constructora las pintan en un color asequible a la vista.



Esas paredes anónimas, divisorias de propiedades, sin ningún tipo de protagonismo en el aspecto exterior del edificio, que a raíz de cambios urbanísticos quedan expuestas a nuestra visión. Cuando eso pasa, aparece una discontinuidad en el paisaje, una fractura en el tejido urbano que genera problemas constructivos y de habitabilidad con los vecinos.




Algunas ciudades han promovido la recuperación de paredes medianeras con proyectos arquitectónicos, cuyo objetivo es dotar de significado estos espacios, aportando identidad cultural y social en lugares que los habían perdido.



De buena inspiración puede servir la película argentina del director Gustavo Taretto, que hasta en su titulo le da el protagonismo a esas paredes separadoras de propiedades: Medianeras. Una comedia dramática que usa de pretexto las medianeras para contar la historia de un diseñador web y una arquitecta.




Artistas con ingenio han encontrado en esas partes de los edificios olvidadas su lienzo para plasmar su obra y crear impresionantes trabajos muralistas. Como ejemplo tenemos al diseñador iraní Mehdi Ghadyanloo, quien ilustra las medianeras aportando una mejor vista a  la ciudad de Therán con más de 100 murales.



Ghadyanloo le imprime a sus creaciones un toque de hiperrealismo a gran escala. Aprovecha cada centímetro para pintar escenas divertidas, juguetonas, coloridas, con una perspectiva de profundidad, imágenes de otros edificios, o la continuación de la fachada o del paisaje.




Sus murales sobresalen porque sus composiciones están ideadas para que se integren perfectamente con las formas de los edificios y los colores de su entorno. 



Para conocer más del trabajo de Mehdi Ghadyanloo den click en su nombre.




lunes, 7 de abril de 2014

Decálogo femenino


En la historia de la humanidad ha sido importante establecer ciertas reglas, normas, políticas, leyes, para tener una convivencia pacífica y organizada entre los seres humanos. En teoría el cumplimiento de estos preceptos debería dar como resultado una sociedad alejada del conflicto, donde todos estén dispuestos al diálogo para llegar a acuerdos positivos que beneficien a las mayorías.


Sabemos que lo anteriormente mencionado no siempre funciona, muchos están convencidos que las reglas se hicieron para romperse, pero también hemos sido testigos de cómo el no tener un lineamiento puede desequilibrar el entorno, e importantes decisiones y acciones pueden alterar no sólo la esfera en la que fueron tomadas sino repercutir en otros ámbitos.


Los mandatos no son propios de la sociedad actual, una lista de diez mandamientos fue realizada hace cientos de años antes de Cristo, cuando Dios le entregó a Moisés el decálogo en el Monte Sinaí, bajo el cual los judeo-cristianos debían basar su conducta moral.


Diez normas que deben ser las más importantes y representativas y regulan, desde un punto de vista general, el desempeño de las personas para las que fueron creadas.


Un decálogo no se aplica para aspectos técnicos, sino que usualmente se emplea para regir la conducta o la ética. Por ejemplo, el decálogo de los médicos debería referirse al buen trato hacia los pacientes, mantenerse informado y actualizado de los adelantos de su especialidad, mantener la limpieza personal y de su espacio para evitar los contagios a los pacientes.


Mandamientos para la sana convivencia, donde uno de los más importantes debe ser el respeto por uno mismo y por los demás, quizá sea uno de los fundamentales, pues cuando todos aprendamos a vivir y dejar vivir, a no entremeternos, si no nos lo han pedido, en los asuntos del otro se alcanzará una vida en armonía.


Un decálogo artístico dirigido a las mujeres y hecho por una mujer es el que se ve en algunas paredes de la ciudad de Panamá. Una artista originaria de Colombia, ha intervenido algunos muros para expresar diez normas, que a su juicio, las mujeres deberían tomar en cuenta para regir su vida.


La Jaxx es diseñadora gráfica, fotógrafa y artista urbana. Una característica de su obra, sobre todo en la pinta de murales, son un par de piernas que portan unas mallas con franjas blanco y negro, mostrando la intervención de la mano femenina en el street art, además de dedicar su obra a las mujeres.


En su trabajo titulado Mandamientos ha pintado, en distintas paredes, diez  mensajes dirigidos al género femenino donde manifiesta la libertad que tiene el mal llamado sexo débil. Respeto, derechos, obligaciones, la libre elección, la capacidad de decisión son algunas de las sentencias que La Jaxx plasma como un llamado a las mujeres para valorarse a ellas mismas, pero también para que sean valoradas por los demás. Textos que abogan por la igualdad, por la no sumisión, y que en cierto sentido también pueden trasladarse al género masculino.


Para conocer más del trabajo de La Jaxx den click en el nombre.

martes, 29 de enero de 2013

Graffiti con cinta adhesiva y escalpelo

 
Es muy común encontrar graffitis en las paredes de las ciudades. Muchos graffiteros consideran que es arte, y lo es, pero también existe el vandalismo, ese que sólo crea contaminación visual, producto de actos que lastiman el trabajo de otros.
 



 
El arte callejero se va adentrando cada vez más en la cultura de lugares que están dispuestos a otorgar un espacio a los artistas que buscan expresarse a través de su imaginación. Estas obras engalanan las paredes de casas, edificios, bajopuentes y toda estructura destinada para la creación.
 



 
Max Zorn es un artista callejero que radica en Ámsterdam, Holanda, que tiene como materia prima la cinta adhesiva y un escalpelo. Esta particularidad se debe a que en las calles siempre observó que había residuos de cinta de los pósters que se pegaban en las paredes de su localidad, nadie los quitaba y ahí quedaban.
 


 
A Zorn se le ocurrió la idea de que la cinta adhesiva no fuera considerada un contaminante, sino que ahora “conquistará las calles” con la creación de arte urbano. Sus graffitis no ocupan para nada la pintura de los sprays, sino que le da un uso especial a la cinta, basándose en el método que utilizan los “customizadores” de coches, que toman este material para darle forma a sus ideas sobre las láminas, creando bocetos impresionantes.
 



 
Los beneficios que le trae la cinta adhesiva son la ligereza y fácil manipulación para realizar trazos. Sus primeros trabajos fueron la decoración de farolas que alumbran Ámsterdam. La tonalidad de luz dorada que proyectaban agradó a las autoridades que le permitieron crear una exposición en el mismo lugar, trasformando el espacio en una galería abierta para experimentar.
 



 
Su técnica radica en colocar capas de cintas adhesivas color marrón para darle mayor impacto y profundidad a sus obras. Para Max, con el paso del tiempo y la práctica, su proceso es muy simple, sólo se trata de saber empalmar las cintas.