Mostrando entradas con la etiqueta Guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guerra. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de noviembre de 2015

Por una infancia sin conflictos



En definitiva, las guerras tienen consecuencias graves en los ámbitos económico, político, social, medio ambiente y psicológico. Por más que las grandes potencias insistan en instaurar la paz, o su ideología con todo e intereses, el pasado, presente y futuro pesan de sobremanera.


Los daños colaterales llegan a ser indescriptibles e inimaginables. En un censo de consecuencias se pensaría que se tiene la lista completa, pero no es así, cada conflicto presenta sus propias características que rompe con lo presupuestado.



El grupo más vulnerable que sufre las calamidades de las invasiones son los niños. Se torna complicado explicarles qué es lo que está sucediendo, el por qué las personas se hacen daño unas a otras, es doloroso mencionarles que también existe la maldad en las personas, derivado del abuso y ansia de poder.



Las intervenciones en su conjunto dejan millones de niños huérfanos que padecen el maltrato de opresores, viven en la hambruna y con el miedo de que la fatalidad se les vuelva a acercar.



La esencia de la niñez es la inocencia, otorgar el derecho fundamental de la paz, la tranquilidad y el sustento que merece, desgraciadamente la realidad es una muy diferente. Niños que se ven involucrados por las circunstancias en guerrillas, milicias urbanas y rurales, el crimen organizado, la prostitución y la explotación laboral, son situaciones que se ven día a día con sólo tomar un periódico, prender la televisión o consultar en internet.



El artista Gunduz Aghayev se caracteriza por hacer una crítica amplia de la barbarie humana por medio de sus ilustraciones que acusan a la sociedad de la falta de civilidad y sensibilidad ante las tragedias, tal como lo muestra su nueva colección Imagine.



La serie de ilustraciones es un compendio de deseos a favor de la infancia. En ella contrapone las imágenes reales con lo que nos gustaría que sucediera, donde no hay violencia de por medio.



La diversión, la amistad, la admiración y el amor son los ejes que mueven esta protesta pacífica, por un lado, y denuncia los actos atroces originados por un puñado de personas que buscan controlar territorios.


Para seguir más de la obra de Gunduz Aghayev, den click en su nombre.

martes, 29 de julio de 2014

Mensajes sobre el humo


La semana pasada en el post Un mundo sin enemigos les contamos un poco acerca del conflicto en Medio Oriente y cómo se ha organizado un sector de la población para repudiar los enfrentamientos entre israelíes y palestinos.


Los eventos cada día cobran mayor relevancia en el ámbito mundial. Los diversos videos captados por los medios de comunicación nos muestran lo sangrienta que puede llegar a ser una guerra de esta índole, y como siempre sucede, la sociedad es la que se ve más afectada.


Salen y seguirán saliendo historias personales de vida como la del bebé que nació a pesar de que su madre ya estaba muerta. La población infantil es la que está sufriendo los embates de los ataques. La complejidad que conlleva poder explicarle por qué sucede este conflicto debe ser difícil.


Todo parece indicar que quienes tienen el poder y la ofensiva viene del lado de Israel. Su autoridad está presente y lo hace sentir con las ráfagas que lanza de manera continua e intermitente sobre la Franja de Gaza.


Y así como existen videos, también hay fotografías que circulan por los medios electrónicos y en las redes sociales a gran velocidad, permitiendo al mundo entero ver los tristes resultados que afectan a la población palestina que corre y se refugia por salvar su vida.


El astronauta Alexander Gerst publicó en su cuenta de Twitter unas fotografías tomadas desde el espacio donde se pueden apreciar cómo se ven los bombardeos, parecieran el entramado de la red de electricidad, sin embargo, cada destello es sinónimo de una explosión provocada por los misiles israelíes.


La comunidad internacional a través de diferentes canales ha solicitado un alto a las hostilidades, logrando apenas una tregua por unas cuantas horas. Sumándose a estas peticiones se encuentra un grupo de artistas palestinos que busca cooperar por medio de su imaginación.


Dicen que “la unión hace la fuerza” y ese es el mensaje que tratan de dar al retomar algunas imágenes de fotografías que se han publicado y que muestran la columna de humo que despiden los bombardeos.


Los artistas intervienen estas columnas para montar sobre ellas trazos que se convierten en puños levantados, una madre con su hijo en brazos, palabras de victoria y libertad, pero sobre todo, una comunidad que está sufriendo y que necesita fuerza para soportar las refriegas.