Mostrando entradas con la etiqueta Instalaciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Instalaciones. Mostrar todas las entradas

martes, 16 de mayo de 2017

El único ángulo


Los artistas cuando realizan una o varias obras buscan que el espectador las vea desde todos los ángulos posibles, que aprecien en todo su esplendor la creación donde han vertido su imaginación.



Por su parte, el espectador espera al similar. Pararse frente la obra, buscar el ángulo que lo lleve a identificarse con la obra, sentirse identificado de alguna forma o encontrar el significado de la expresión artística.



Las obras están hechas para ser vistas. Son llevadas al plano material para convertirse en objeto de admiración, ser parte de la cultura colectiva fascinada con el arte. Cada trabajo tiene el sello que tocará el corazón, el alma y la mente de aquellos que se atrevan a exponerse frente a él.



El artista Bernard Pras juega con esta idea de los multiángulos para apreciar el arte y se atreve y reta a los visitantes a mirar su obra desde un solo ángulo, el único del cual se puede apreciar: de frente.



Cada creación no está hecha para que se vea por otro lado, tiene que ser de frente para saber cuál es la intención. Se preguntarán el por qué del ángulo: resulta que su labor se enfoca en colgar objetos que en unidad dan forma a un ente de la cultura popular, y otros que no entran en esta categoría.



Su materia prima son “los desechos plásticos, píldoras, cajas, bolsas, paquetes, muñecas, juguetes, instrumentos musicales, objetos domésticos” y todo lo que contenga un color fuerte, llamativo, que resalte a determinada distancia.



Para ver más de Pras, den click en su apellido y listo.

martes, 18 de abril de 2017

Crash, cuadros extraños


La perversión es un lujo que muy pocos se pueden dar. Conlleva una parte de gran deseo conjuntado con la realización del mismo. Cuántas personas conocemos que llevan a cabo sus deseos, que no sólo son carnales, sino de otras índoles.


Este término por lo regular se acuña como algo malo, como algo “antinatural del comportamiento humano”, sin embargo no todo cae en este oleaje, también hay tierra que puede otorgar otro tipo de mensajes.


La perversión toca varias fibras culturales. El arte continuamente es inundado por representaciones artísticas con una fuerte carga de perversión. Habrá visitantes que gusten de matices y expresiones diferentes, otros que no desean pararse enfrente de obras de este tipo. Es probable que influya el concepto de “malo o desviado” en cada persona.


Un giro importante de la perversión la da el artista israelí Ron Arad. Lo que unos considerarían como una enfermedad, para Arad es un gusto, y con esto nos referimos al placer que le otorga ver al famoso auto llamado Cinquecento [o lo que es lo mismo, el Fiat 500] aplastado.


Los autos viejos, abandonados y chocados son la parte pervertida del artista, quien está en constante búsqueda para adquirirlos y meterlos en una prensa de metal para dejarlos en un aproximado de 12 centímetros de espesor.


¿En qué mente retorcida puede suceder esto? En la de un artista que busca romper con las exposiciones de objetos tradicionales; en alguien que creció viajando en Cinquecentos y que compró el suyo a un taxista en la calle mientras estaba el semáforo en rojo.


Así que esta perversión se convirtió en un ritual familiar y se expone en diferentes lugares como Pressed Flowers. Si quieren ver más de la obra de Arad, basta con que den click en su apellido.

martes, 14 de marzo de 2017

Un equipaje natural


Una vez que se está a horas de salir de viaje comienza una de las tareas más arduas: preparar el equipaje. La difícil elección de saber cuáles son las cosas importantes que tenemos que llevar y de cuáles podemos prescindir.



Las maletas y las mochilas son el alojamiento perfecto de la ropa y los enseres necesarios. Un espacio que puede variar de acuerdo a la vanidad o sencillez de las personas.



La gran molestia es cuando se llega al aeropuerto y nos toca abrir el equipaje, los de seguridad necesitan echan un ojo para que no metamos algo de peligro al avión. Y no sólo en el aeropuerto sucede esto, sino en varios lugares donde se concentra una buena cantidad de personas.



La curiosidad por saber qué hay dentro de una maleta es amplia. Qué tipo de accesorios llevan, si la cantidad es necesaria o es exagerada. El equipaje es un misterio natural.



Y así de natural son las maletas y baúles de la artista Katleen Vance, y en el sentido estricto de la palabra.



Ella no tiene empacho por mostrar lo que lleva dentro, es más, en algún momento decidió que debía de hacer una exposición para enseñarle al público lo natural que es su equipaje.



Es así como nace Traveling Landscapes, una colección de valijas que tienen dentro una serie de paisajes, naturaleza viva que incluye árboles, ríos, montañas y veredas, todo en extensiones diminutas.


Para conocer más del trabajo de Vance, den click en su apellido.

martes, 14 de febrero de 2017

Las vísceras de una muñeca


Por qué se piensa que a las bebés y las niñas deben de tener muñecas, no lo sabemos. Todo parece indicar que es una cuestión social que deriva del supuesto que se deben de preparar para la maternidad. Es un chip que desgraciadamente en la mayoría de las sociedades prevalece.



La muñeca por excelencia e icono de la feminidad es Barbie. Una creación estadounidense que permea todo el pensamiento colectivo de un estándar de la mujer: alta, delgada, rubia, ojos claros y con unas medidas envidiables. Miles de mujeres luchan a diario por ser parte de un estereotipo.


De la novia de Kent en adelante siguen cualquier tipo de muñecas de distintas calidades y sutilezas estéticas; ella es el parámetro, the only one.



Algo que se le critica a la rubia es su torpeza cuando es animada, cuando se le adjuntan características de una profesión u oficio; sigue inmaculada haga lo que haga. Entra en la línea de que las rubias son tontas, algo que además de ofensivo, encasilla a millones de mujeres.


Se dice que no tiene nada dentro, lo que nos lleva a pensar que entonces todos quieren saber qué es lo que tiene dentro la muñeca… no olvidemos que es un juguete y un personaje ficticio.



Así quieren saber qué hay dentro de una muñeca, sólo basta tener un estómago a prueba de vísceras y la sangre caliente para evitar que se les congele, porque la artista japonés Mari Shimizu nos muestra las entrañas de sus creaciones.


La colección de muñecas es una exposición al terror, a la evocación de pesadillas de cualquier infante, al gore infantil, siempre y cuando los papás sean Rob Zombie, George Romero o Freddie Krueger.



Los rostros de Shimizu tienen una tristeza nostálgica que empaña el alma y mientras bajamos la mirada vamos encontrando que presentan una disección, como si fueran un cuerpo objeto de una autopsia.


En lugar de vísceras encontramos una serie de dioramas, entes de diferentes especies que salen de su interior para mostrarse, situaciones que se escapan de la imaginación proviniendo de un juguete que sólo buscaba divertir a una o un pequeño.



Si quieren disfrutar más de la colección de Mari, den click en su nombre… también se vale si la quieren evitar.