Mostrando entradas con la etiqueta Juguetes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juguetes. Mostrar todas las entradas

lunes, 6 de junio de 2016

Dexter se apodera de Barbie


A la largo de la historia moderna de la humanidad la mujer perfecta está rectangularizada en una caja de cartón, cuya dueña es ni más ni menos que la sensacional muñeca Barbie.




Su fama alcanza todos los confines del planeta. Qué niña no desea tener una vida llena de felicidad y lujos como la que lleva el juguete de Mattel. Pocas son las mujeres que pueden negar que en algún pasaje de su infancia tuvieron una Barbie, y no sólo a ella, sino a toda la familia.



Gracias a ese espectacular cuerpo y a su bien lograda posición económica, además de una vida personal envidiable, Barbie es el estándar femenino con el que se mide a las demás mujeres. A quien le dicen "pareces una Barbie" le levantan la moral en un instante.



Su vida en pareja llega resultar tan espléndida, que hasta otro buen tanto de mujeres preferiría tener un novio como Ken, descontando la visión que en su momento dio la película Toy Story donde lo presentan demasiado metrosexual, temeroso e inseguro.



Juntos son la pareja perfecta: están en los mejores eventos sociales, tienen los artículos de moda, poseen casas, yates, autos y su casa puede ser redecorada a cada momento y en cualquier lugar.




La fotógrafa Mariel Clayton está un poco aburrida de esta situación y decide darle un giro inesperado a la vida de la muñeca, dando rienda suelta para la creación de la serie Bad Barbie.



Y en este momento sentimos que si ustedes se expusieron a estas imágenes pierdan un poco la inocencia y se sientan traicionados porque Barbie no es lo que parecía,una mujer amorosa con Ken.



La colección se traslada a escenarios violentos con fusiones del humor negro característico de ese asesino serial llamado Dexter. Cuadros salpicados de sangre y desmembramientos que se antojan para una película gore.



Ken, o es muy débil o está completamente enamorado de Barbie para permitir que cada uno de sus clones caiga en las manos asesinas de Barbie, quien tiene una vida real y no de fantasía como lo creíamos.




Para ver más trabajos de Mariel Clayton, de click en su nombre.

viernes, 16 de octubre de 2015

Qué imagina una niña cuando juega con muñecas


Sean hombres o mujeres, ¿alguna vez les han dicho que hacen las cosas como niñas? “corres como niña” “lloras como niña” “pegas como niña”, como si eso fuera sinónimo de debilidad, frases que son usadas para ofender, y que son pronunciadas por ambos géneros.



Hacerlo como una chica no es y no debe ser equivalente a hacer mal las cosas, no deber ser algo vergonzoso, al contrario debe ser tomado como algo positivo.



A la mujer se le ha considerado el sexo débil, y sí tal vez no tenga la misma fuerza física que un varón, pero incluso en ese campo muchas féminas han demostrado su fortaleza. Pero en otras situaciones, le hacen frente a cualquier dificultad que se les presente, no hay obstáculo que no puedan superar, pero sigue siendo una constante demostración, cuando no tendrían que probarle nada a nadie.



Desde pequeñas se le enseña a jugar con las muñecas y desempeñar el rol de la novia, esposa o madre pasiva, en algunos casos sufrida, la que se queda en casa, la que depende de un hombre. En la actualidad las niñas ya no juegan a la casita, a la vida familiar, ahora ellas se imaginan y representan en otros papeles, se visualizan como todas unas profesionistas, ocupando cargos importantes como empresarias, médicos, contadoras, o realizando alguna actividad deportiva.



Las niñas de nuestros tiempos ya no quieren ser princesas, sólo quieren ser lo que ellas quieren. Las muñecas ahora tienen que adaptarse a esta nueva realidad y romper estereotipos. Pensando en que las niñas tienen otras necesidades, la compañía de juguetes Mattel ha desarrollado una nueva campaña en la que presenta a las niñas capaces de desarrollarse en cualquier ámbito.



La agencia de publicidad BBDO realizó para Mattel un video en que vemos a niñas decididas a desenvolverse en cualquier profesión. El lema de la campaña “Cuando una niña juega con Barbie, ella imagina que puede llegar a ser cualquier cosa”, busca redefinir la imagen de Barbie, de ser una muñeca superficial a ser toda una profesionista.



Aquí les dejamos el spot de las niñas que no se visten de princesas sino que quieren construir, crear e imaginar.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Cajitas del Horror


Una de las estrategias de mercado para atraer más consumidores es el lanzamiento de artículos que persuadan, vendan y satisfagan a los miembros más pequeños de la familia, los niños, como clientes.




La publicidad explota al máximo la promoción de películas, caricaturas y videojuegos dedicados al público infantil, para ofrecerles objetos de colección de sus personajes favoritos. Los niños resultan ser un segmento de la población al que fácilmente se puede llegar, sólo hace falta hacer atractivos y coloridos mensajes publicitarios para que sean víctimas del consumo. El resto del trabajo y la labor de convencimiento [llámese algún berrinche] lo tienen que hacer los pequeños con sus padres.



Un producto ya clásico es la “Cajita feliz”. Una de las principales intenciones con las que los niños piden visitar el hogar de Ronald McDonald es para hacerse de la famosa cajita, y no precisamente por la mini hamburguesa y las papas, sino por el juguete. Antes aparecía una muñequita, carrito, los integrantes de la pandilla McDonald, cualquier figura para armar. Desde hace algunos años la sorpresa es el personaje de la película del momento con la finalidad de hacerle promoción; así se matan dos pájaros de un tiro.



Happy Meal es como se le conoce al menú infantil de la cadena de comida rápida McDonald’s, la principal característica es que incluye un juguete de “regalo” [aunque muchas veces el costo viene incluido en el precio de la comida], y para completar la colección hay que comprar varios menús, lo que se traduce en muchas más visitas al restaurante y, por supuesto, representan millones de ganancias.



Si creen que ya son mayores y no se atreven a pedir una cajita, el artista Newt Clements le dio un giro a la Happy Meal para que los adultos la pidan sin pena.




Con un formato oscuro y torcido y, claro, no apto para niños, Clements convierte la Cajita Feliz en Horror Happy Meals [Cajita Feliz del Horror]. Las rediseña al estilo del cine de terror y series clásicas de la televisión contemporánea.



Además del diseño exterior, las Horror Happy Meals nos sorprenden con figuras creadas por el mismo Clements: Alex de Naranja Mecánica, Grumpy Cat, el felino con aspecto malhumorado, con un paquete que simula ser el codiciado cristal azul cocinado por Walter White de Breaking Bad, con Chucky, el muñeco diabólico, entre otros.



Conozcan más del humor retorcido de Newt Clements dando click en el nombre




miércoles, 29 de julio de 2015

Barbie se cuela en el arte

Las Dos Fridas, Frida Kahlo

Cada vez, con más gusto, se puede ver que las personas se interesan en el arte. Es cuestión de echar una mirada a las largas filas que se hacen para ver desde arte clásico hasta arte alternativo.

Almuerzo sobre la Hierba, Édouard Manet

En las galerías, museos y salas de exhibición de otros recintos se puede apreciar la diversidad de disciplinas artísticas que está enfocada para todos los gustos. Ahora lo que se espera es que el público haga acto de presencia como si fuera al estreno de una película de superhéroes o jugara su Selección Nacional de Futbol. Ese sería el ideal.

American Gothic, Grant Wood

En México, como en varias partes del mundo, hay un Museo del Juguete Antiguo Mexicano. Es un lugar mágico dentro de una casa de cuatro niveles que tiene en sus entrañas y en cada rincón, literalmente, colecciones completas de juguetes.

El Grito, Edvard Munch

La nostalgia invade a los adultos que lo visitan porque vuelven a ver esos pequeños pedazos de plástico con los que pasaron horas y horas de diversión. El brillo en los ojos regresa por un momento y los recuerdos afloran en un viaje instantáneo al pasado.

El Hijo del Hombre, René Magritte

Una de sus grandes colecciones, que curiosamente no pertenece a ellos, está enfocada a Barbie. Un número amplio y vistoso de muñecas que están dentro de sus cajas y que tienen look diferente de acuerdo al tema que representan. Llaman la atención porque hay ediciones nunca antes vistas.

Gabrielle d'Estrées et une de ses sœurs, Autor Desconocido

Barbie es un ícono mundial. Junto con la silueta de Mickey Mouse, quizá es el juguete coleccionable más socorrido para entregarlo como regalo a las niñas. Es difícil imaginarse una infancia sin tener a Barbie como compañera fiel.

La Creación de Adán, Miguel Ángel

A través de los años, su empoderamiento como figura femenina la ha llevado a representar diferentes papeles en pro de las mujeres. Se han realizado muestras y exposiciones que demuestran su grandeza como emblema de una causa... y de una compañía. La muñeca ha tenido diferentes roles, que por lo regular van ligados a profesiones y oficios, pero pocas veces se le ha visto dentro del arte, aunque cierto sector esté convencido que ella misma es arte.

La Muerte de Marat,  Jacques-Louis David

La artista francesa Catherine Théry está convencida que Barbie puede invadir el mercado del arte y la ha llevado a terrenos que podrían sacar ámpula o no. Ella crea la serie Pas celles que vous croyez [No es lo que piensas] para demostrar que tiene cabida en un mundo diferente al suyo, alejado al que parece superficial y banal.

La Última Cena, Da Vinci

El objetivo de Barbie fue asaltar espacios artísticos que tienen popularidad mundial, ya que son pinturas clásicas de autores renombrados. Su colocación dentro del panorama y el óleo es lo que en algunos puristas puede causar un infarto de proporciones mayores.

Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, Rembrandt

Barbie desplaza a los personajes centrales de estas obras y ocupa su lugar con la misma apariencia y pose, sólo que con el toque de belleza que la ha distinguido desde su nacimiento.

Los Jugadores de Cartas, Paul Cézanne

Para ver más obras de Catherine Théry, den click en su nombre.