Mostrando entradas con la etiqueta Lucha libre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lucha libre. Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de febrero de 2017

Máscaras a fondo


La lucha libre tiene muchas décadas instalada en el gusto del público. Es una serie de eventos que reúnen a cientos de aficionados en las arenas para ver los enfrentamientos cuerpo a cuerpo y a dos de tres caídas sin límite de tiempo de los gladiadores que emulan la antigua Roma.






El coliseo transformado en cuadrilátero tiene la capacidad de despertar la algarabía, la fiereza, el coraje y la euforia de los espectadores ávidos de ver sangre y sudor. El arte del pancracio es más que circo, maroma y teatro.






Como en la naturaleza humana, existen los buenos y los malos enfundados en los técnicos y los rudos. Los que siguen las reglas, los que hacen prevalecer los más altos cánones del espíritu deportivo, contrario a los que rompen todo lo establecido y ocupan diversas artimañas con el único fin de ganar sin importar lo que tengan qué hacer.






Los luchadores deciden si en el inicio de su carrera usarán máscara o se la rifarán con el rostro descubierto. La máscara mantiene lo incógnito y le otorga grados de misterio; el rostro expuesto muestra a un ídolo que no necesita ocultarse tras un pedazo de tela para ser reconocido como un gran gladiador.






Hay que reconocerlo, los enmascarados tienen mayor popularidad. Hay máscaras emblemáticas, icónicas a nivel mundial como las de El Santo y Blue Demon, dos de los máximos exponentes en la historia de la lucha libre.






La característica de la máscara no es la funda, sino los detalles que la decoran. La forma de los ojos, la boca, el garigoleado y, por supuesto, el color. No cabe duda que ahí es donde forman una carrera y se convierte en un objeto del deseo que otros oponentes quieren en su vitrina.






La compañía web Birdizer aprovecha los lances desde la tercera cuerda para idear una colección de fondos de pantalla con las máscaras de los luchadores más reconocidos de todos los tiempos, utilizando el color y los elementos característicos que nos remiten enseguida al nombre del ídolo.






Disfruten cada una de estas maravillas 100% mexicanas y echen un ojo a los que hace Birdizer dando click aquí.