Mostrando entradas con la etiqueta Religión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Religión. Mostrar todas las entradas

lunes, 14 de marzo de 2016

La belleza de las mezquitas


A raíz de los atentados del 11 de septiembre del 2001 a las Torres Gemelas de Nueva York, Estados Unidos encontró un enemigo que le haría el favor de reactivar su economía: los musulmanes. En esa fecha se inició lo que se conocería como la Guerra contra el Terrorismo.



A partir de ahí, los musulmanes no son del todo bienvenidos en los países occidentales por el temor de algún ataque terrorista. Sabemos de antemano que existen facciones que buscan destruir lo diferente a ellos, sin embargo, la mayoría musulmana está en contra de este tipo de acciones.



La fe islámica tiene como premisa que "No hay más Dios que Alá", basando sus preceptos en el libro del Corán. Esta sentencia es exacerbada por grupos fundamentalistas, provocando choques con integrantes de otras ideologías, principalmente las practicadas en el mundo occidental.



Alejado de hechos violentos, el Islam, como otras religiones, tiene una belleza propia que viene de sus orígenes, como la arquitectura. Así como las iglesias son al catolicismo, los musulmanes acuden a las mezquitas, su lugar de culto para orar, aprender el Corán y conocer a otros creyentes.



El esplendor de la arquitectura musulmana está plasmado en sus mezquitas, integradas por cúpulas, salas para orar y minaretes, la torre más alta de una mezquita.



Y son las cúpulas las que tienen un significado importante para el Islam, pues en ellas se encuentra plasmado el significado del cielo y el paraíso a través de las imágenes de sus bóvedas.



El fotógrafo Mehrdad Rasoulifard se dio a la tarea de capturar el más mínimo detalle de los techos de las mezquitas iraníes para evidenciar la extraordinaria majestuosidad de sus detalles artísticos y estilo arquitectónico.



Su objetivo es mostrar al mundo una parte de la historia musulmana que se mueve en el extremo opuesto de las confabulaciones bélicas y cargadas de violencia, permitiendo el libre entendimiento y acercamiento con Alá.



Vean más del trabajo de Mehrdad Rasoulifard dando click en su nombre.

jueves, 9 de octubre de 2014

La virginidad de Barbie

Para Rocío


En el mundo tenemos imágenes y tipografías que son reconocidas, veneradas o consumidas en demasía. La figura de Mickey Mouse, las Princesas de Disney, McDonald’s y el color amarillo de los taxis [aunque en la ciudad de México eso pasó a la historia] sólo por mencionar algunos.



Sin lugar a dudas, los símbolos que más atraen la atención son las representaciones religiosas, Jesucristo en la cruz y las vírgenes, y la muñeca Barbie, así es, el juguete insignia de la marca Mattel.



La cantidad de devotos de la religión católica es impresionante, se cuentan por millones. Cada domingo las visitas a las iglesias y capillas son obligadas para estar en paz con Dios. La venta de estampas, figuras de porcelana, escapularios, rosarios, cadenas y todo objeto relacionado es una de las actividades de los fieles.



La comparación mediática y masiva con Barbie es un fenómeno que si no llega a los niveles de la religión, tampoco se encuentra muy atrás en los escalafones de idolatría, con la llana diferencia de que es una mercadotecnia declarada y asimilada como tal.



Barbie es la muñeca por excelencia para las niñas, y cosa curiosa, Ken, su pareja, también lo es, jamás se verá identificado con un juguete para niños, y no es una cuestión de géneros, sino de idiosincrasia, es el novio perfecto. Es tan estrecha la relación que en la película Toy Story lo muestran con una personalidad enteramente metrosexual y, en ocasiones, afeminada.



Se preguntarán el por qué de la relación entre estos dos entes. Resulta que en la provincia de Rosario, en Argentina, hay dos artistas irreverentes conocidos en el medio como Pool y Marianela que tuvieron la idea de unirlos, trasformando a Barbie y Ken en vírgenes y santos, así nace The Plastic Religion.


Por supuesto que la controversia no se ha hecho esperar y las voces puras y castas del clero se han hecho presentes para pedir un alto total a la producción de estos juguetes.



Es un hecho que la intervención de las figuras de ambas corrientes afectaría las almas de los devotos, sin embargo, destaca que el hecho que más está indignando son las cuestiones de marketing, o sea, de dinero, ya que según algunos voceros religiosos hay una representación que es una marca registrada y su uso es exclusivo de las autoridades. En El Vaticano no faltó un obispo que dijera que ellos son los dueños de la imagen de la Virgen.



La polémica siempre resulta en un efecto boomerang, porque la curiosidad y el morbo se posesionan de los personajes y ahí puede radicar el éxito de los muñecos, que para algunos pueden resultar blasfemos mientras que para Emiliano Pool Paolini sólo se trata de fusionar las perfecciones de Barbie con la Virgen María, hablando de estándares de la mujer perfecta.



Y para que no quepa duda que estos artistas están alejados de la herejía, Pool y Marianela son católicos, bautizados y, es más, el primero curso todos sus estudios en instituciones religiosas, además de adorar a San Cipriano.



El tiempo para realizar cada muñeca les lleva alrededor de diez días, recorren bazares y tiendas de antigüedades para conseguir los vestidos exactos de cada virgen y santo. En algunos casos restauran los juguetes, ya que presentan deterioros. Para los Ken es el mismo procedimiento.


Los artistas dejan clara su posición, que no es un ataque a la Iglesia: “Ante un mundo que nos premia por pensar, actuar y sentir todos igual, Marianela y Pool se rebelan reafirmándose distintos. Emplean el humor para subrayar su desconexión con un universo histórico, político, religioso que resaltan ficticio y en el que ven atrapados a sus mayores… Marianela y Pool se rebelan para revelar.”


Para conocer más de ellos, entren a su perfil de Facebook.